Poco a poco. Dani Mena se propuso volver a la Ofrenda, pero de pie en el momento de entregar las flores, y así lo hizo hasta rodear completamente la imagen de la patrona.

El pasado año, este inspector de policía, muy conocido en el cuerpo de la local por su condición de instructor de tiro, protagonizó uno de los momentos más emotivos del acto. A pesar del mal tiempo, acudió con los falleros de Carteros-Litógrafo Pascual y Abad a llevar flores y promesas a la patrona. Un año y un día después, y tal como ya había demostrado el pasado mes de octubre en la entrega de condecoraciones, se había propuesto, y consiguió, cubrir los últimos metros de pie, caminando, aunque fuera ayudado.

Nuevamente, sus compañeros de cuerpo le hicieron escolta y pasillo de honor. Cuadrados a su paso en señal de respeto tanto en la entrada como en la salida. Dani, con su ramo de flores, cumplió su promesa.

«Ahí está, poco a poco». La vida le ha cambiado a él y a su familia cuando, hace un año y medio, sufrió un ictus que lo postró en la silla de ruedas. El pasado año fue una promesa por haber salvado la vida. En esta ocasión, por seguir luchando por ella. Lágrimas entre algunos agentes, entre miembros de la comisión y Dani, emocionado, pero entero, consciente de que la voluntad lo puede todo.



Source link